Posted by on Jul 1, 2017 in Novedades | 0 comments

Wences Casares: sin escalas a Silicon Valley

Radicado en Palo Alto, Casares dice que Argentina puede ser un polo de innovación.

En 1994, con apenas 20 años de edad, Wences Casares y sus hermanas María y Azul crearon el primer ISP, proveedor de Internet, de Argentina. No querían armar una empresa, sólo deseaban tener una conexión a Internet y todavía el servicio domiciliario no existía. Tres años después, este emprendedor de Esquel abandonó sus estudios universitarios en Buenos Aires para fundar la primera agencia de bolsa digital de Latinoamérica, Patagon, junto a Constancio Larguía. Hizo un negocio fabuloso: el Banco Santander la compró en US$750 millones.

Wenceslao Casares es un pionero de Internet. Radicado en Palo Alto desde hace muchos años, está convencido de que Argentina tiene el talento humano para convertirse en un polo de innovación de clase mundial. Cuando se reunió con el Presidente de la Nación hace unos meses, le dijo que la tecnología puede crear más puestos de trabajo que todos los demás sectores de la economía juntos. Macri lo escuchó atentamente. “Si tuviera una sola bala de plata la utilizaría para poner un vuelo directo a Silicon Valley”, le aconsejó. “Hoy ningún país de la región lo tiene”. Con esta simple medida, confía, los emprendedores, científicos e inversores argentinos accederían más rápidamente a las redes globales de contactos, negocios y financiamiento.

“Sólo 1.000 millones de personas tienen cuenta de banco y tarjeta de crédito, el resto no califica: 5.000 millones de personas”,explica. “Ahora todas tienen un celular conectado a Internet. Y esto provocará una revolución en el sistema financierocomparable a lo ocurrido en la industria de las telecomunicaciones en las últimas dos décadas”. Xapo, su banco online de bitcoins, la moneda digital de Internet, ya realiza 600.000 transacciones diarias en todo el mundo. China, India, Bangladesh, Nigeria, Rusia, Brasil e Indonesia son sus mercados principales. Aunque Casares vive en California, su equipo de ingenieros y desarrolladores está íntegramente en Argentina.

-¿Cómo ves el futuro de Argentina?

Con entusiasmo. Nos perdimos la revolución industrial, pero ahora tenemos la gran oportunidad de subirnos a la economía del conocimiento. Pero no te subís automáticamente. Hay que hacer un gran esfuerzo y hay que gestionarlo muy bien. La gente no se da cuenta que la economía de la información es una economía de redes. Argentina está conectada de una manera muy débil. A pesar de que hay emprendedores, ingenieros y profesionales muy capaces y actualizados, y a que estamos todos leyendo los mismos blogs, no sé como explicarlo, hay una especie de lejanía, de desconexión. Por eso le propuse al Presidente Macri que pusiera un vuelo directo a Silicon Valley.

-Estar informado no significa estar vinculado…

Exactactamente. Convertirse en un hub de empresas de base tecnológica vinculada al mundo es algo estratégico para el futuro del país pero, reitero, no es fácil.

-El Gobierno ha presentado proyectos para crear incubadoras, aceleradoras y fondos de capital de riesgo con financiamiento estatal.

Eso es importante. Pero ya lo dijo Nico Berman en el Foro de Inversiones, el cuello de botella hoy no es la falta de capital de riesgo, es la falta de proyectos. Nico es socio de Kazek, uno de los principales fondos de capital de riesgo de Argentina y la región, creado por emprendedores argentinos, fundadores de MercadoLibre. En seis años invirtieron en 41 proyectos, pero sólo 8 son argentinos.

-El Ministerio de Ciencia y Tecnología está haciendo prospectivas de cada sector para estimar su potencial en cuanto a generación de riqueza y trabajo.

Chile hizo éso, para saber cual será la demanda de nuevos puestos de trabajo en los próximos 20 años. Calcularon, por ejemplo, cuántos jóvenes salen del colegio y la universidad cada año para estimar la demanda neta de trabajo. Luego evaluaron cuántos puestos pueden generar, en el mejor escenario, la minería, la fruticultura, la pesca, la obra pública, la construcción, el turismo, etc. Comprobaron que con los sectores tradicionales habrá un déficit enorme. El único que puede generar cientos de miles de puestos de trabajo nuevos y de alta calidad es el sector de tecnología. Por eso me convocaron. Pero reitero, hoy lo que falta en Argentina son más proyectos que puedan escalar regional o globalmente. Las grandes compañías tecnológicas como Globant, Despegar.com, MecadoLibre y OLX nacieron hace más de 10 o 15 años.

-¿El aislamiento internacional de los últimos años frenó el desarrollo de más emprendimientos de alto impacto?

Totalmente. Hay que conectarse a la red global y saber que este es un camino que llevará entre 10 y 20 años. Es una meta de largo plazo, exigirá perserverancia y que sea un objetivo nacional de varios gobiernos. En primer lugar hay que mejorar la calidad de la educación básica. Que todos los jóvenes argentinos puedan leer, escribir, sumar y restar. Porque si no tenés buena educación básica, por más que hagas todo el resto, no te vas a poder subir a la economía del conocimiento. Otro requisito es el inglés. La mayoría de los jóvenes argentinos, no sólo una elite, debe poder comunicarse y trabajar en inglés. Otro tema es la conectividad: tiene que haber mucha, buena, barata, gratis.

-Has señalado que Argentina es un país ideal para que empresas extranjeras de primer nivel tengan parte de sus operaciones tecnológicas aquí.

Xapo, mi compañía de bitcoins, tiene todo su equipo de desarrolladores aquí, 30 personas. Ya he traído a varios amigos, les presenté ingenieros y ahora trabajan acá y están felices. Eventbrite, una plataforma para eventos valuada en más de US$1.000 millones, compró a Eventioz, una empresa similar de Mendoza. Ahora tiene gran parte de su equipo allá. Si esto que algunos hacemos en forma artesanal se convierte en una política oficial, de esas empresas saldrán nuevos emprendedores, con contactos y amigos en otros países. Así se empieza a armar el network internacional. Pero hoy las empresas de tecnología globales piensan en India o Vietnam.

-¿Vietnam?

Sí, Vietnam. Todavía no piensan en Argentina, salvo que tengan un amigo que los traiga de los pelos. Pero soy muy optimista, porque con pocos cambios se puede lograr mucho. El mundo está raro. La gente está preocupada con Trump, Hillary, Europa, el Brexit. El mercado de China está para abajo. Brasil con problemas. Hay temor por Turquía y Siria. La gente quiere encontrar buenas historias y Argentina hoy es una buena historia. Quiero poder decir: No pienses en Vietnam, andá a Argentina. Está en el mismo continente, casi el mismo huso horario que San Francisco. Pero hoy tardo lo mismo en llegar a Vietnam que a Argentina.

Fuente: Clarín