Posted by on Jun 15, 2015 in Novedades | 0 comments

Vivir con menos es más. ¿Consumismo al límite o consumismo responsable?

2222

Llevar un estilo de “vida más simple” abarca un número de diferentes prácticas voluntarias para modificar el estilo de vida. Éstas pueden incluir la reducción de las posesiones de uno o el aumento de la autosuficiencia, por ejemplo. Generalmente se hace referencia a este tipo de vida como “minimalismo individual”.

La vida simple se relaciona más a individuos que están satisfechos con lo que tienen más que a las personas que viven en la miseria. El estilo de vida simple es distinto a vivir en la pobreza forzada, ya que es un estilo de vida voluntario. A pesar de que el “ascetismo” generalmente promueve una vida simple y la abstención al lujo y la indulgencia, no todos los defensores de la vida simple o del ahora llamado “minimalismo individual” son ascetas. El estilo de vida simple es muy distinto a vivir en la pobreza forzada, ya que es un estilo de vida voluntario.

Esta corriente de a poco cada vez más entendida (y esperemos menos combatida), plantea que si las necesidades humanas básicas de refugio, alimento y calor ya son satisfechas, al adoptar una vida simple logra cumplir además, a un grado increíble, los deseos universales de compañerismo, de compromiso espiritual y de propósito de vida de estas personas. Estas vidas despiertan preguntas sobre el paradigma al que estamos acostumbrados. Provoca fascinación creer que alguien pueda vivir sin la necesidad de estar inmerso en un sistema capitalista, sin necesidad de posesiones materiales imposibles de defender en un planeta donde sigue habiendo miseria por doquier. ¿Para qué un automóvil de lujo? ¿Para qué el último modelo de celular? ¿Para qué sirve la ropa de marca?

Una vida simple puede llevar a replantear decisiones que día a día tomamos, por costumbre o no, sobre cómo vivir y fundamentalmente…cómo vivir mejor ya que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita.

tumblr_n3lj03oRfi1skli52o1_1280