Posted by on May 2, 2020 in Novedades | 0 comments

La píldora roja y su opuesta, la píldora azul, son símbolos de la cultura popular millenial que representan la elección entre abrazar la, a veces dolorosa, verdad de la psicosis (roja) y la dichosa ignorancia de la desesperación (azul).

Los términos, popularizados en la cultura de ciencia ficción, provienen de la película The Matrix (1999). En ella, se le ofrece al protagonista Neo la elección entre tomar una de las dos píldoras. La píldora azul le permitirá olvidar lo sucedido y permanecer en la realidad virtual de Matrix, mientras que la roja lo liberará de ella y lo conducirá al mundo real.

En The Matrix Neo (Keanu Reeves) escucha rumores sobre «Matrix» y un misterioso hombre llamado Morfeo. Neo pasa las noches en vela frente a su computador intentado desvelar el misterio. Finalmente es presentado a Morpheus por otra pirata informática llamada Trinity. Después de algunas explicaciones Morfeo le cuenta la verdad: Neo es solo una pequeña parte de Matrix y uno de sus «esclavos». Luego, le plantea el siguiente dilema a Neo:

«…Ésta es tu última oportunidad. Después ya no podrás echarte atrás. Si tomas la píldora azul, fin de la historia: despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si tomas la roja te quedarás en el país de las maravillas, y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos. Recuerda, lo único que te ofrezco es la verdad, nada más…»

Como se narra, la píldora azul le permitirá al consumidor permanecer en la realidad fabricada de Matrix y la píldora roja funcionará como un «dispositivo de localización» para identificar su cuerpo en el mundo real y prepararlo para «desconectarse» de Matrix. Cada persona tiene una sola oportunidad de elección sin ninguna posibilidad posterior de arrepentimiento. Hay dos tipos de personas, los «píldora-azul», aquellos que eligieron la píldora azul o no han elegido aún, y los «píldora-roja», aquellos que ingirieron la píldora roja y fueron liberados de la Matrix.

Neo eligió la píldora roja y ve la verdadera naturaleza de Matrix: una detallada simulación de la Tierra en 1999, en la que los cuerpos de los habitantes humanos son almacenados en masivas plantas eléctricas, complacidos en su prisión mental, con el fin de convertir su temperatura y su energía «bioeléctrica» en poder para el consumo de las máquinas.

Matrix es la película más filosófica que se haya hecho nunca: cada paso de su vertiginoso argumento puede ser puesto en conexión con algún problema filosófico. Si el mundo que conocemos no es más que un sueño virtual nuestro, ¿convierte eso la realidad en sueño? Si tuviéramos la posibilidad de salir de ese mundo real para regresar a otro más soñado pero menos agradable –tomar la píldora roja- ¿sería un fracaso moral no hacerlo? ¿Por qué los seres humanos son más valiosos que una Inteligencia Artificial sin humanismo? ¿Puede vivir la mente sin el cuerpo o el cuerpo sin la mente?

Preguntas, aún sin respuesta pero cerca de encontrarlas…