Posted by on Ago 10, 2017 in Novedades | 0 comments

En EE UU, y en los países nórdicos, 9 de cada 10 universitarios se comunican con frecuencia con sus profesores a través del correo electrónico, 7 de cada 10 toman apuntes en un ordenador, no en papel, y el 98% lee libros de texto en lectores electrónicos. Las últimas previsiones afirman que este año 22 millones de estudiantes se registrarán en clases online, no presenciales.

La irrupción de la tecnología en el aula tiene cuatro impactos significativos en la educación: facilita la creación de conocimiento en grupo; la conectividad cambia el lugar donde se estudia y las expectativas del alumno; las redes sociales impulsan el aprendizaje a través de la práctica, y surgen nuevos tipos de estudiantes.

“El alumno accede a toda la información de la asignatura a través de Internet y solo va a clase a hacer proyectos o a conversar con su profesor”.