Posted by on Mar 25, 2020 in Novedades | 0 comentarios

Increíblemente esta sociedad moderna no toma las cosas en serio, hace ya varios años, digamos desde principios de la década pasada, que se ven cada vez más movimientos ambientalistas que buscan dar visibilidad a un problema que nos afecta a todos y cada vez tenemos menos tiempo para resolverlo. Algunos estudios dicen que ese tiempo ya pasó y estamos condenados, y los más optimistas aún nos dan tiempo hasta 2030 (parece poco, pero cada vez pasa más rápido) para dimensionar y hacer todo lo necesario para que el desarrollo del mundo sea sostenible.

Parece que estados, gobiernos y corporaciones hacen oídos sordos a voces que cada vez se expresan con mayor fuerza, como la de la pionera del movimiento Fridays for Future, Greta Thunberg. Sin embargo, la aparición de una nueva pandemia demuestra, ahora con el coronavirus que más allá de las mezquindades y disputas internacionales, que si hay voluntad en muy poco tiempo se puede lograr un cambio radical para que este mundo sea realmente sostenible no solo para las generaciones presentes, sino también las futuras.

En las últimas semanas, se dio un fenómeno, que en mi caso, creo que es mucho más relevante que el del COVID19, que es que un puñado de días, sólo en un puñado de días, se redujo sustancialmente la emisión de gases efecto invernadero, aproximadamente un 30 % en China, esto ya representa una reducción cercana 6% mundial, producto de la reducción de la producción industrial, baja de frecuencias de vuelos domésticos e internacionales, cuarentena de millones de personas, etc. Esta reducción de gases no se había podido lograr hasta ahora, ni siquiera con el acuerdo de Paris en 2015. La mejor noticia, es que no encontré datos actualizados, estos números son de los primeros días de marzo, donde el impacto en Europa era reducido y el COVID 19 hasta ese momento no había sido declarado como una pandemia por la OMS, lo que hace suponer que los números de reducción de gases ahora deben ser mucho más alentadores.

Investigando un poco, luego que mi ex alumna Martina me lo señalara, encontré que según la universidad de Hong Kong la polución en china causa la muerte de 1.1 millones de personas al año. Me pregunto cuantas vida salvaría una reducción en la polución como la que se esta manifestando en la actualidad.

Como conclusión, esto demuestra que si el mundo se olvida de sus mezquindades, puede trabajar en conjunto y salir adelante. Por desgracia, esta demostración no va a ser gratuita ya que hay muchas vidas humanas que quedan en el camino. Pero, cuando le quito relevancia al fenómeno del COVID19 en relación al problema del cambio climático, lo hago basicamente por que si no se toman medidas urgente el resultado será la extinción de la raza humana, generaciones actuales y venideras, eso si lo considero devastador.

Eventualmente, la pandemia del coronavirus culminará, esperemos abiertamente que el mundo tome este aprendizaje y el respiro que le supimos dar al planeta (sin que este deje de girar), para que se le de entidad a un problema que es mayor y mucho más grave que el que estamos atravesando en las actuales circunstancias.