Posted by on Oct 16, 2018 in Novedades | 0 comments

Buscar el propósito de vida es algo continuo, no empieza ni se completará nunca y tiene que ver con lo que haces y con lo que sientes.

Por supuesto, huelga decir que debes hacerte estas preguntas sin pensar en los que los demás quieren o esperan de ti. Se trata de que vivas tu vida, no la que otros quieran que vivas.

Una vez que tienes claro cuál es tu propósito, es mucho más fácil poder satisfacerlo y tener una vida más gratificante. Ve bajando por los siguientes niveles. Define tu visión, objetivos y áreas de responsabilidad, de modo que tus proyectos y acciones de cada día estén alineados con todos ellos.

El ejercicio más importante que puedes hacer para dar dirección y significado a tu vida es encontrar tu propósito. Saber cuál es tu propósito te permite ser el director de tu propia vida, establecer prioridades reales sobre las acciones que vas a realizar y decir que no a cosas que te alejan de aquello que quieres. También te permite enfocarte en lo importante y recuperar el control después de una crisis. Es, por lo tanto, la declaración que sustenta tu creatividad y productividad.

Aquí tienes una serie de preguntas que suelen ayudar en la búsqueda:

  • ¿Qué cosas me producen una gran satisfacción y alegría?
  • ¿Qué me gusta hacer? ¿Qué me hace perder la noción del tiempo? ¿En qué utilizo mi tiempo libre?
  • ¿Qué me hace sentirme bien conmigo mismo?
  • ¿Cuáles son mis talentos?
  • ¿Cómo puedo usar mis habilidades para ayudar a los demás?
  • ¿Qué haría si sólo me quedasen seis meses de vida?
  • ¿O qué haría si tuviera todo el tiempo y el dinero del mundo?
  • ¿Cuáles son los valores que siempre defiendo?
  • ¿En qué creo?

Pero hay algo aún más importante que definir tu propósito en la vida. Y es que no olvides revisarlo cada cierto tiempo.

Lo único constante aunque parezca un juego de palabras, es el cambio…Nada es permanente, todo cambia, y en ese “todo” estás tú también.  😉