Posted by on Ago 7, 2017 in Novedades | 0 comments

Sin duda, una de las preguntas más importantes que se hace un recién egresado de la Universidad es: si quiere obtener un empleo o iniciar su propio proyecto de emprendimiento.

El común denominador, en ambas situaciones, es el objetivo: “alcanzar la autonomía económica”. Cada una de ellas tiene sus “pros” y sus “contras”.

El camino de la búsqueda de empleo:

Los “Pros”

  • Antes de proceder a repartir “Curriculum Vitae” a diestra y siniestra en cuanta empresa que publica vacantes, se puede –y debe-  hacer un examen interno sobre: realmente en que empresa desea trabajar y estar convencido que ingresar a la plantilla de colaboradores implica un verdadero gusto por lo que esa organización hace, y si concuerdan los valores personales con los valores de la corporación y el candidato debe saber cómo puede aportarle valor con su trabajo del día a día.  Por lo que el recién egresado puede elegir libremente la empresa para la cual desea trabajar. En esta situación, siempre se debe recordar que al empleado se le contrata para brindar soluciones, más no por dar problemas.
  • Otro “pro” de optar por el camino del empleo es que, si se ha escogido bien la organización y se está a gusto con el quehacer diario, se puede hacer  carrera dentro de ella, subiendo de niveles en la escala jerárquica del organigrama.  Aunque ésto puede llevar mucho tiempo, ¿Qué más da? Si el ambiente de trabajo y las oportunidades de ascenso lo permiten. Esta vía permite adquirir experiencia, contacto con la industria  y mercados.  Si se tienen buenos jefes, se aprende de ellos, si no, también se aprende de ellos.

El punto medular del camino del empleo es el ingreso. Una vez admitido, el empleado tiene la certeza de que, va a percibir su sueldo cada quincena o cada mes, lo que proporciona una estabilidad a este respecto, sin mencionar las prestaciones.

Los “contras”

  • En el mercado laboral, los sueldos para recién egresados son generalmente bajos, argumentando las organizaciones una “falta de experiencia” del recién egresado, lo que hace que sus conocimientos sean “subvaluados” y la mayor parte de las veces, no alcance a cubrir sus necesidades básicas como individuo.
  • El tiempo.  Cuando se firma un contrato laboral, se establece un horario de trabajo, el cual muchas ocasiones  se debe acatar de manera rigurosa y en otros casos hay una hora de entrada, más no de salida y las horas extra no se pagan; por lo que si se hace el cálculo de la percepción de ingreso sobre el tiempo trabajado, se está dando más de lo que se ha pactado. Siempre.
  • Hay que trabajar más y cobrar menos, suelen decir algunos personajes. Hay que hacer esfuerzos dentro de la empresa y aceptar una rebaja del salario en caso de que sea necesario. Es decir, hoy día tener un trabajo ni te da una tranquilidad económica, ni te da una estabilidad laboral. El que el mes que viene puedas pagar tu hipoteca, no dependerá de tí, sino de la gestión y decisión de un tercero.
    Puedes ser despedido en cualquier momento, pues práctica muy común en la mayoría de las empresas, no es quedarse con el trabajador más bueno, sino despedir al trabajador cuyo despido sale más barato. La ventaja de la Reforma Laboral para la empresa, es que ahora todos los empleados, salen muy baratos.
  • Otro “contra” es que, se puede llegar a ser un “pez” en el estanque de “tiburones”. Cuando el clima laboral es hostil o altamente competitivo, la llegada de nuevo empleado novato puede ser sujeto de descalificaciones, sobre carga de trabajo o que le asignen actividades que no le corresponden a su función principal.
  • El principal problema es muy claro, y es que apenas hay empleo, y conforme sigamos avanzando, al menos en el actual mundo, se va a continuar destruyendo empleo. Si alguien dice lo contrario, quizás no esté viendo la realidad. Hablábamos de los yacimientos de empleo, y dudábamos de que estos yacimientos creen empleo, ya que están enfocados en prácticamente su totalidad al
    sector tecnológico. En ese sector sí que hay empleo. Si no perteneces a él y/o no tienes los conocimientos necesarios, bienvenido al mundo real de la destrucción de empleo. Quien quiera oír, que oiga.
  • Otro de los problemas en la búsqueda de un puesto de trabajo es que, buscar un empleo se ha convertido en un trabajo a tiempo completo, no remunerado y con un 95% de probabilidad en tu contra de no conseguir la meta final (conseguir el puesto en el empleo ofertado).
    Puedo aconsejarte, el que elabores un buen currículum, el que destaques la visibilidad del curriculum, el que dediques día y noche a recorrer empresas e incluso que amplíes tus círculos sociales. Podemos incluso aconsejarte el que dediques más tiempo a la búsqueda de empleo en Linkedin u otros portales de empleo, pero al final del día, de la semana, del mes, en una alta probabilidad, no habrás tenido el resultado esperado y salvo la prestación por desempleo, nadie te habrá pagado por esta labor de búsqueda durante ese mes.

    Llegado ese momento es cuando te aconsejaremos que seas constante, que no abandones e incluso que “quien la sigue la consigue”, no te desesperes, etc, etc, etc…. pero pujar para una única oferta de trabajo con más de 300 candidatos al puesto de selección, hace que sea similar a la participación de una lotería. Está claro que no pretendo desmotivarte para que busques empleo, del mismo modo que no intento desmotivarte para que participes en la lotería. “Si te toca, te toca”.

El camino del emprendedor:

Los “Pros”

  • Generar un negocio propio requiere (al igual que el camino del empleado) un examen individual sobre qué tipo de producto o servicio se desea ofrecer a un mercado que demuestre una verdadera oportunidad de negocio y con la cual este emprendedor sienta que está aplicando sus conocimientos y habilidades  para resolver “un problema” que tienen sus clientes y que lo resuelve con su propuesta de valor.  Sentirse a gusto con la actividad del negocio es uno de los factores críticos de éxito. El emprendedor ama lo que hace y no lo considera un trabajo.
  • La creatividad y la resiliencia.  El espíritu individual que mueve al emprendedor a iniciar su propio proyecto,  puede dar paso a una “explosión” de ideas e hipótesis  que se deben ir comprobando si el mercado las acepta o las rechaza, explorando así en la realidad todo lo que hay en la cabeza y en la mente del recién egresado. Ensayo-error, ensayo-error, ensayo…¡aciertooooooo!
  • Escribir tu propia historia o vivir tu sueño.  La motivación de llegar a la autorrealización (ser todo lo que se quiso ser en la vida) es el principal motor de un emprendedor, sin importar si se es recién egresado o no. Ver materializados los objetivos planteados  tanto económicos, individuales, familiares, etc. es la recompensa a un esfuerzo que pocos se atreven a realizar y se ve reflejado en el tiempo que disponen tanto para actividades de su proyecto como para actividades personales. A veces, el resultado es el de un sueldo “espiritual” y no material, si especialmente se trata de un “emprendedor social”.

Los “Contras”

  • Cuando se es empleado, se tiene un jefe.  Cuando se es emprendedor se tienen “varios jefes” y estos son los clientes y el cliente más difícil siempre es el primero. Cuando no hay una experiencia previa del negocio, el emprendedor recién egresado sufre “dolores de parto” cuando se da cuenta que algunas cosas que aprendió en la Universidad no son como se las enseñaron en la realidad: los clientes no pagan en término, los empleados no responden como se esperaba (y hay que pagarles), el mercado es el que regula, etc.
  • El valle de la muerte del emprendedor. En el mundo ya está documentado por Ernst & Young que el 65% de las empresas nuevas que se generan no trasciende el “Valle de la muerte” que es un periodo que se presenta cuando la empresa cumple entre 2 y 3 años de operación .   Una de las consecuencias derivadas de cruzar este valle de la muerte es sentirse solo, ya que cuando voltea a su alrededor, todo el mundo parece que lo ve como “un bicho raro” y en muchas ocasiones recibir comentarios frecuentes como “mejor encuentra un empleo serio”.
  • Los recursos.  Iniciar un emprendimiento requiere de recursos que generalmente el nuevo emprendedor no posee y éstos provienen, la mayor parte, de la propia familia o amigos en el mejor de los casos y siempre resultan absolutamente insuficientes.  Esto no detiene al verdadero emprendedor, sin embargo suele ser una limitante para un crecimiento y desarrollo del negocio.

El “mix”: Ser empleado y al mismo tiempo tener un negocio propio, no están peleados. Puede ser una situación que no se de tan frecuentemente, pero que se da en casos de familias cuyos ingresos por sus empleos no cubren las necesidades de todos los integrantes y que entonces inician emprendimientos por necesidad que, con el paso del tiempo y una correcta administración, los empleados renuncian a sus trabajos para dedicarse cien por ciento a su empresa.

Si alguna vez se te pasó por la cabeza emprender tu propio negocio pero no te atreviste, siendo una “espina” que continúas teniendo clavada, no encontrarás un momento mejor para hacer realidad tu sueño. No hay peor cosa que no animarse a algo que siempre recordarás como posibilidad para tu crecimiento individual.

Si alguna vez pensaste en emprender pero preferías la seguridad de un trabajo, hoy día considero mucho más seguro emprender, pues al menos el resultado depende de tí.

Se que algunos dirán que no todo el mundo puede ser emprendedor. Es totalmente cierto. No todo el mundo puede serlo. Por eso este artículo va dirigido a esas personas que creen que son capaces de hacerlo a pesar de sus miedos e inseguridad, personas que saben que el fracaso es una posible opción, pero intentarlo es una gran elección.